Los 3 restaurantes más exclusivos de Europa.

Existen destinos gastronómicos que pueden justificar un viaje entero. Comer como un Rey de la Edad Moderna en Le Louis XV en Mónaco, esconderse en una finca romana en Solo Per Due, o vivir una experiencia sensorial en Mugaritz.

Le Louis XV

El restaurante Le Louis XV, del afamado chef Alain Ducasse, ubicado el Principado de Mónaco en el barrio de Montecarlo recrea los festines de la realeza francesa. Esta sala de blanco y oro, recuerda a Versalles en su mejor momento, adornado por la presencia habitual de celebridades de la actualidad.

La vajilla no regatea lujo y sus elegantes relojes están deliberadamente detenidos, asegurando una experiencia fuera del tiempo. Los manjares del menú están inspirados en la cocina popular francesa, pero refinados hasta un punto sublime. Presentado de manera pomposa, el cordero de los Pirineos, rodeado de pimientos y verdes, es uno de los platos más festejados. Otros imperdibles son el conejo al vino tinto, y los ravioles rellenos de hierbas con lima confitada. El precio del plato por persona oscila entre 225 y 350 €.

Mugaritz

En el País Vasco, encontramos a Mugaritz, un caserón gastronómico exclusivo perdido en la naturaleza, difícil de ubicar de noche, en la localidad de Guipúzcoa, España. Esta dirigido por una promesa de la gastronomía mundial, el chef Andoni Luis Aduriz, especialista en hierbas silvestres de la zona, y defensor de los productores locales.

La obsesión de este equipo es la innovación y la creatividad, respetando los tiempos de la naturaleza para crear condimentos y sabores únicos. El sabor puro realzado al máximo a través de las hierbas de la zona es el secreto y la filosofía de esta casa. Según los críticos, una verdadera experiencia sensorial.

Solo Per Due

Escondido en una finca en Vacone, un pueblito de 267 habitantes a 60 km de Roma, está Solo Per Due, un restaurante exclusivo para dos personas.

Esta edificación del siglo XIX está a las sombras de olivos centenarios y parras de fresas. Lo rodean ruinas de la cultura romana con un antiguo molino de aceite de oliva perfectamente conservado, tesoro arqueológico. El menú es especialmente elegido para los visitantes del día. Quesos de cabra, aceite de oliva, panes caseros, setas, moras, dulces caseros producidos en la finca, y cosechados para la ocasión. Un secreto para los amantes que desean intimidad. Inclusive los arreglos florales son delicadamente elegidos para los comensales.

Se puede reservar una casa antigua de piedra para pernoctar, y despertarse con uno de los escenarios más vírgenes y conservados de Italia. El libro de Solo Per Due, contiene historias voluptuosas y románticas que bajo la protección del anonimato los pasajeros han ido plasmando, como recuerdo de su paso por este mágico lugar.El precio por comensal ronda los 250 euros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.