Los collares de perlas más chic

Quién diría que la más bella joya del mundo y una de las más caras tiene su origen en el mar. Las perlas proceden de un simple molusco, aunque eso sí, un molusco tan exquisito como las ostras. Sin embargo, y a pesar de su baja cuna, se trata de unas de las joyas más más apreciadas por la alta costura, tanto así que, quien las posee, las deja en herencia como si fueran un tesoro, y así van pasando de generación en generación.

Llevar un collar de perlas es como el sueño de una princesa. Y es que poseerlo, parece evocar las aventuras que debió sufrir el valiente afortunado que logró encontró una aguja en un pajar, extrapolando los términos al mundo de las joyas y al mar. No es nada fácil encontrar ostras perleras, pues éstas quedan pegadas a las rocas del mar.

Las perlas, lo que necesitas saber

La mayoría de ellas han recorrido los mares del Golfo Pérsico o hasta del Mar Rojo. Sin embargo, ante la escasez de perlas naturales, no faltan las imitaciones, las cuales muchas veces cobran a precio de oro, por esto hay que tener cuidado de distinguir la autenticidad de las perlas.

Las perlas pueden ser de distinta formas. Las hay hemisféricas, medias perlas o «blister», e incluso perlas irregulares, que son llamadas barrocas y que están formadas por partículas asimétricas.

Hoy en día el joyero de toda mujer aspira a tener un collar de perlas entre sus más apreciados tesoros. Un deseo, que ya desde el siglo XX mantenían las féminas, pero que en la práctica, sólo podría hacerse realidad para las familias de grandes fortunas. Tanto así que, antes de esto, en la antigua Roma, lucir un collar de perlas reflejaba la más alta posición en la sociedad.

Joya de altos vuelos

Para lucir con elegancia los collares de perlas más chic, hay unos consejos que debiéramos tener en cuenta. Como por ejemplo, un detalle que muchas veces no tenemos en cuenta a la hora de regalar un collar de perlas es la longitud. Esta longitud debe ser adecuada para el cuello de la persona. Tendrá que tener en cuenta en función de la zona del cuerpo donde queramos que el collar tenga la caída, esto es, la garganta, la clavícula, los pechos, el bajo cuello o incluso el esternón.

Un collar de perlas constituye el regalo perfecto para la mujer ideal, fina y elegante. Tiene como ventaja que puede combinarse con cualquier look y siempre otorgará esa nota de chic y elegante, además de que nunca pasará de moda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.