Un sujetador que es una joya

Gustos son gustos, todos tenemos nuestras particularidades y excentricidades. Lo bueno es poder solventarlas, poder comprar lo que nos place sin importar el precio.

Este es el caso del producto de lencería del que les contare a continuación, su nombre es Rita, es sumamente bello, sensual, magnifico. De seguro muchas mujeres soñaran con el cuándo sepan de que se trata.

Es un sujetador confeccionado por una empresa Estadounidense, su valor es de 750.000 euros. Es un producto un poco menos costoso que  aquel sujetador lanzado por la empresa de lencería Victoria´s Secret cuyo precio alcanzo la friolera de 1.800.000 euros. Pero aunque no sea tan costoso como el de su inmediato competidor logro cubrir las expectativas.

¿Quién creo este sujetador?

Fue creada por Birminghan Estate una empresa estadounidense, esta empresa lleva más de 20 años en el mercado confeccionando piezas en oro, diamantes, plata, y otros metales y piedras preciosas. Para ellos el cliente es lo más importante, por eso hará lo que sea para satisfacerlo.

Esta vez el que busco su propia satisfacción creando esta pieza fue el propietario de esta empresa. Quiso crear una joya e íntima para las mujeres, la nombro Rita en honor a su esposa.

Rita es un sujetador confeccionado en oro y diamantes. Su valor en el mercado alcanza los 750.000 euros. Un precio de lo más elevado para un sujetador. Pero este no es un sujetador ordinario, claro que no, es una de las prendas más exclusivas y sensuales del mundo.

Para confeccionar este sujetador llamado Rita se utilizó un total de 750 gramos de oro de 18 quilates y diamantes naturales de 500 quilates. Tardaron tres meses en diseñar de esta pieza de joyería. Trabajaron en él 40 personas durante un año. Sin lugar a dudas el armar a Rita fue toda una epopeya.

No podemos determinar si este sujetador es muy práctico, o muy cómodo, de lo que si estamos seguros es que es una joya en sí mismo,  una belleza exquisita y de lo más original.  Como dice el refrán: «Lo que es  moda no incomoda», y las excentricidades mucho menos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.